Prevenga la osteoporosis con nutrición

  • Se dice que la osteoporosis es una enfermedad silenciosa, ya que no presenta síntomas o molestias hasta que ocurre una fractura de huesos. Con la finalidad de crear conciencia sobre cómo prevenir y tratar este mal, cada 20 de octubre se celebra el Día Mundial de la Osteoporosis.

La osteoporosis es una enfermedad ósea crónica, que se caracteriza por la baja de masa ósea y la disminución del tejido óseo. Esta fragilidad tiene como consecuencia una mayor probabilidad de sufrir fracturas de todo tipo y particularmente fracturas de cadera, cuya incidencia aumenta con la edad, afectando el 90 por ciento de las veces a mayores de 50 años, en un 80 por ciento a mujeres y con una tasa de mortalidad a un año de entre 15 y 20 por ciento.

Es por ello que conocer este tipo de patología y los elementos que son clave para su prevención es fundamental para evitarla. En este contexto, las áreas que abordan la enfermedad son variadas, entre ellas la nutrición.

Está muy documentada la relación que existe entre la adecuada nutrición del calcio y el fósforo y sus resultados sobre la mineralización ósea y las patologías asociadas a déficit de estos nutrientes. Es así como en poblaciones en donde el consumo de calcio a través del ciclo vital es bajo, debido a causas múltiples como dietas carentes, sedentarismo, consumo de tabaco y alcohol, y baja exposición al sol –responsable de transformar colesterol de la piel en vitamina D activa que favorece la absorción del calcio–, la prevalencia de osteoporosis es mayor y sus resultados en salud muy nefastos para la sociedad en su conjunto”, señala el docente de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico, Juan José Rojas.

Dentro de las recomendaciones para prevenir la osteoporosis está el consumo de buenas fuentes alimentarias de calcio y fósforo, entre los que se encuentran los productos lácteos, como la leche, el yogurt y los quesos. “Este tema ha sido motivo de enorme controversia debido al mensaje construido que da cuenta de la inconveniencia orgánica de consumir lácteos por múltiples razones. Sin embargo, la evidencia científica ha mostrado consistentemente que el consumo de calcio y fósforo en etapas clave de la vida hacen posible disminuir la ocurrencia de patologías nutricionales del hueso, entre ellas, la osteoporosis”, aclara el nutricionista.

De este modo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve el consumo de dos porciones de productos lácteos descremados al día en grupos de niños y adolescentes, y un aumento a tres lácteos en mujeres gestantes, nodrizas y post menopaúsicas, por el riesgo aumentado de presentar estas deficiencias. “El adecuado consumo de estos minerales, sumado a un buen nivel de actividad física y el no fumar, se asocian a efectos muy benéficos en la mineralización de nuestros huesos”, insiste el especialista de la Universidad del Pacífico.

Algo poco conocido, pero sumamente importante es que el excesivo consumo de bebidas gaseosas puede colaborar a la descalcificación de los huesos. Algo de debería preocuparnos, ya que se estima que los chilenos somos los segundos consumidores de bebidas de fantasía en el mundo después de México.

“Para mantener la mineralización de los huesos es fundamental mantener la relación orgánica del calcio y el fósforo que circula en el plasma, donde la relación ideal es de 2:1. Es decir, por cada dos moléculas de calcio debe haber una de fósforo circulando. Si se pierde esta relación y hay una mayor cantidad de fósforo circulante, nuestro organismo obtendrá el calcio que está reservado en los huesos para compensar y equilibrar esta relación. Y si se consumen grandes cantidades de bebidas de fantasía, ricas en fósforo (en especial la bebidas cola), se aumenta considerablemente el riesgo de desmineralizar los huesos por pérdida de calcio y eso es lo ocurre lamentablemente hoy en la población en general, en donde se observa un bajo consumo de lácteos y un elevado consumo de bebidas”, plantea el profesional.

Por lo mismo, Juan José Rojas indica que los productos lácteos, ricos en calcio y fósforo, deben consumirse durante toda la vida. “Con especial atención en la etapa de infancia, adolescencia y períodos como la gestación, lactancia materna y climaterio o menopausia. Ciertamente el gasto nutricional que involucra la gestación y la lactancia, sumado a la caída de la los estrógenos, en la etapa del climaterio y el aumento de la malnutrición por exceso, hacen que las mujeres sean el principal grupo de riesgo poblacional”, explica.

Lo mismo aplica para quienes son intolerantes a la lactosa. “Existe en el mercado una gama importante de productos alimentarios derivados de los lácteos a los que se les ha extraído este hidrato de carbono, por lo que estarían indicados en este tipo de trastornos, como por ejemplo leche, quesos y yogures sin lactosa”, agrega el docente de la U. del Pacífico.

Con osteoporosis

Una vez que se declara la enfermedad, una correcta alimentación también es de gran ayuda. “Es preciso mantener el consumo de alimentos ricos en calcio y fósforo, es decir, lácteos bajos en grasa y una adecuada actividad física diaria. Es más, el programa nacional de alimentación complementaria entrega un producto lácteo a nuestros adultos mayores que ha sido fortificado con estos minerales, por lo que su consumo contribuye también a disminuir la pérdida de estos minerales de la matriz ósea”, señala Juan José Rojas.

Respecto al uso de suplementos alimenticios, el académico indica que su efectividad es motivo de constante discusión. “La información nutricional disponible y asumida por la comunidad científica y profesional es que los minerales, como todos los nutrientes, presentan mayor bio disponibilidad, es decir, son mejor utilizados por nuestro organismo en su forma natural. Tampoco hay que olvidar que los suplementos tienen componentes químicos que pueden ser potencialmente dañinos para las personas”, finaliza el docente de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico.

Check Also

CPLT valora avance de Ley de Integridad en el Congreso

Presidente del organismo sostuvo que la probidad debe seguir siendo un principio rector para los …

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

X3