Día del Medio Ambiente: creando ventajas competitivas

Antiguamente bastaba con tener un negocio rentable y legal, sin preocuparse por las externalidades negativas que las operaciones de la empresa pudiesen generar en el entorno o la comunidad. Así, empresas como Pizarreño y otras del sector minería, celulosa o de manufactura, empleaban químicos, solventes, caucho, ácidos y metales, contaminando el ambiente sin remordimiento alguno.

Hoy, sin embargo, la cosa ha cambiado; existe una conciencia colectiva apoyada por la difusión de los medios, y la enseñanza temprana de cuán importante es cuidar del medio ambiente y de la sustentabilidad de los recursos naturales. De un tiempo a esta parte las empresas están buscando desarrollar sus ventajas competitivas teniendo como ejes estos dos principios, y en Chile existe un buen número de compañías, universidades y organizaciones con programas y políticas en esta materia.

Hoy por hoy, un nuevo orden en la creación de ventajas competitivas empresariales busca dejar una marcada huella en la sociedad del conocimiento y de la información en la que vivimos: la responsabilidad social y sustentabilidad como ejes del progreso social y económico y de un mayor bienestar para la sociedad en su conjunto. Se trata de conceptos que son una tendencia global irrefrenable e irreversible, sobre todo en virtud de la amenaza del cambio climático y de cómo está afectando el medio ambiente y la disponibilidad de recursos naturales tales como el agua, el aire y la tierra.

Sabemos que las empresas responsables buscan minimizar los impactos negativos y potenciar los positivos dentro de sus operaciones y relaciones con terceros, incluyendo la autoridad.

Sin embargo, y mirando más de cerca en Chile, falta lo principal: una política de estado de sustentabilidad y de responsabilidad social con el medio ambiente, que incorpore  una legislación moderna que incluya específicamente un conjunto uniforme de normas, regulaciones e incentivos para avanzar en esta dirección, como un eje de desarrollo del país hacia el año 2030, por ejemplo.

Para ello es necesario que tengamos reglamentos y directrices en forma de políticas públicas que incentiven los aspectos ambientales y no ambientales y los de responsabilidad social y cuidado del entorno como prácticas institucionales en empresas, hogares e instituciones públicas.

Debemos entender que es una forma de avanzar en la integración y responsabilidad social; responsabilidad que tenemos como sociedad en vías de desarrollo, hacia un desarrollo sostenible real y concreto, que herede una mejor sociedad a las generaciones futuras. Nos lo debemos a nosotros mismos, a nuestro prójimo y a la tierra que nos vio nacer y que un día nos verá partir.

Check Also

Destacan la importancia de las obras para los sectores rurales

13 caminos vecinales de las cuatro provincias de la región de Los Lagos serán beneficiados …

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

X3