¿Cómo emprender en la música?

¿Será necesario partir al extranjero para hacer música? ¿Es una buena estrategia usar las redes sociales para promoverme? Ésas y miles de otras preguntas son las que un músico, o aspirante a serlo, se hace día a día al querer dedicarse a este rubro. Un especialista da a conocer las principales herramientas que se requieren para emprender en la música.

El camino de un profesional de la música no es fácil, porque si bien el mundo globalizado permite poner una canción al otro lado del planeta en un sólo click, la competencia es abismante y se requiere además de foco y de herramientas, más allá de las meramente musicales.

Nicolás Avilés, director de la Escuela de Música y Tecnología de la Universidad del Pacífico y profesor del Diplomado en Gestión de Emprendimientos Musicales que dictará la casa de estudios entre septiembre y diciembre del presente año, dice que uno de los principales errores en el emprendimiento musical es la falta de consolidación como empresa. “Existe una falta de conocimientos en la parte de la gestión y administración del negocio, ya que por lo que general los emprendedores en esta área son músicos o melómanos que por motivación propia deciden empezar, pero al carecer de una educación financiera toman decisiones basadas en la intuición y no en la información disponible”, señala el profesional.

Para el experto, tener estas competencias hoy es indispensable, especialmente porque la escena musical nacional vive un momento complejo, marcado por la baja inversión de sellos multinacionales en artistas y sus repertorios, y además con un escenario donde los profesionales son los generadores de sus propios productos musicales, pero donde no siempre los caminos llevan a buen puerto.

En este recorrido hacia el “éxito” existen algunas herramientas que pueden ayudar a emprender. “Básicamente son las mismas que para emprender en cualquier área. La diferencia es que el medio musical está más orientado al desarrollo artístico y de experiencias, que en el fondo se traduce a un mejor conocimiento del comportamiento del consumidor y sus gustos. Es muy importante entender que en esta industria las barreras de entradas han bajado, pero que lograr un primer gran producto es fundamental, ya que la economía de escala se logra solo cuando el mismo producto es visto u oído por una mayor audiencia”, destaca el músico y académico.

Una buena herramienta son los espectáculos de música en vivo, cuyas cifras así lo evidencian: estos shows durante 2014 tuvieron un crecimiento de 14,3% con respecto a 2010 y arrastran cerca de 13 millones de espectadores al año. “Las presentaciones en vivo pueden ser en una primera etapa una herramienta de difusión, pero a la larga es una herramienta económica que se puede replicar en distintos escenarios y lograr generar ingresos”, plantea el director de escuela de Música de la U. del Pacífico.

También hay otros canales que se han hecho populares en este último tiempo para la estrategia de posicionamiento, como los concursos de talentos y el uso de crownfounding.

“Los concursos de talentos solo tienen resultados cuando la audiencia es mayor y son empujados por los organizadores para lograr posicionar a la banda, pero esto no es lo que ocurre por lo general”, comenta.

En cuanto a los crowdfunding, que en simple es un mecanismo de financiamiento colectivo mediante donaciones u otras formas de cooperación, que en el caso de la música apunta a costear la grabación de un single, un disco o un videoclip, Avilés indica que no sirve para difundir, pero dependiendo de la sociedad en la cual se promocione es de ayuda para levantar un producto musical.

“En países como Inglaterra o Estados Unidos, ellos tienen la cultura de ayudar al que ofrece algo nuevo y de calidad que no tiene otro modo de financiarse. Sin embargo, en sociedades más conservadoras como la chilena ocurre lo opuesto: primero debo saber si la persona es de confianza, ver si su producto es realmente de calidad y, finalmente, si cumple con esto, ver si el estilo musical es de mi agrado y luego lo ayudo con un poco de financiamiento, por lo que la ayuda no resulta tan eficiente para bandas en etapas tempranas”, aclara.

¿Es necesario que un músico nacional parta al extranjero para posicionarse? “Una de los mayores errores que repiten las bandas o músicos es pensar que afuera está la solución a su ‘problema’. Hay ejemplos de éxito de grupos que se han radicado en el extranjero, pero como en todas las áreas son uno dentro de cientos que tratan de hacerlo. Hoy los segmentos de mercado se han atomizado, por lo que posicionar una banda no depende de la zona geográfica donde te encuentras. Primero hay que entender cómo funciona el nuevo mercado de audiencias y luego tener una estrategia para llegar a ellos, todo esto apoyado de una inversión, que es vital para conseguir los objetivos”, advierte el músico.

El valor de las redes sociales

Contrario a lo que algunos piensan, las redes sociales de uso gratuito ayudan a posicionar a un músico, pero por sí solas no son la solución. “El mercado del entretenimiento está tan saturado de información, que pensar que solo posteando en Facebook o Twitter va a ayudar a posicionar a una banda es un triste análisis que sólo va a lograr frustración en los grupos. Las redes sociales pueden ayudar, pero depende de la estrategia y segmento escogido, así como del nivel de inversión que se requiere para que tenga efecto”, agrega el profesor del Diplomado en Gestión de Emprendimientos Musicales de la U. del Pacífico.

Aunque es muy habitual que los fanáticos sigan a sus músicos a través de redes o plataformas de música y video, como Youtube, CdBaby.com, Itunes, Spotify, Deezer, Google Play o Amazon, para Nicolás Avilés éstas son útiles y también son una necesidad en la medida que el músico o la banda ya se encuentre posicionada.

“En el mercado de hoy la gente no tiene tiempo para andar buscando tu música en sitios rebuscados, por lo que estar en sitios de streaming es una necesidad básica. Aún con esto, si esperas que te escuchen desde Croacia (porque con la accesibilidad esto puede ser posible), no ocurrirá, ya que nadie de Croacia anda pensando ‘qué banda nueva de Chile puedo escuchar hoy’. Estar en estos sitios es una necesidad para que cuando el público te descubra pueda acceder con un solo click a tu contenido. Lo principal es lograr posicionar tu banda y darla a conocer a la mayor cantidad de audiencia posible, de manera que luego que te descubran ellos mismos sigan buscándote online”, remarca el director de escuela.

Tampoco hay que dejar fuera el tema de la Propiedad Intelectual y Marketing Cultural. “Para cualquier emprendimiento musical es importante manejar, al menos, todo lo relacionado con ello. Este es un tema demasiado amplio, donde una de sus ramificaciones es el Derecho de Autor. Esto se sigue dividiendo en Derechos Paternales, Conexos, Morales, Mecánicos, Fonográficos, entre otros. Saber manejarlos y administrarlos puede ser una gran fuente de ingresos para emprendimientos jóvenes, ya que básicamente lo que hacen los grandes sellos o publishers internacionales es administrar esto. Para poder protegerlos es que existen contratos que también deben ser conocidos y manejados para su óptima administración”, indica.

“En cuanto al área de marketing cultural, el foco está en entender el desarrollo social del siglo XX, la fragmentación del mercado, qué cosas son bien vistas o mal vistas por parte de la audiencia, cómo fidelizarla y bajo qué principios teóricos podemos hoy entender su desarrollo. Básicamente para poder afinar toda la estrategia que comprende la promoción y difusión de experiencias”, concluye el director de la Escuela de Música de la Universidad del Pacífico.

Check Also

450 visas se han estampado en operativos de Gobernación de Llanquihue

Gracias a los operativos especiales liderados por la Gobernación Provincial de Llanquihue se ha logrado …

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

X3